Alcalá de la Vega y su Patrimonio Histórico - ALCALA DE LA VEGA - HISTORIA 1210 - Catedral de Toledo
"Web NO Oficial en continua actualización"

Cargando. Espere, por favor ...

CATEDRAL DE TOLEDO

Documentos recogidos del Archivo Cat. de Toledo el día 20 de marzo de 2000,
transcritos y traducidos por Niceto Hinarejos.
Tienen derecho de autor
Si me los copias cítame en tu trabajo.


A.C.T.       E.12. O. 1-3   Catedral de Toledo

In nomine Sanctae et Individuae Trinitatis, Amen. Quoniam haec est infirmitatis

humanae conditio ut etiam publice facta brevis temporis curriculum a memoria rapiat singulorum, Nos Rodericus Dei gratia toletanae sedis archiepiscopus  hispaniarum  primas hoc factum nostrum et totius ecclesiae toletanae et domini E. Garciae  de Açagra et dominae Totae uxoris suae scripti praesentis testimonio cupimus pennare. Notum sit igitur omnibus tam praesentibus quam futuris praesentem paginam inspecturis quod nos unanimi consensu totius capituli cononicorum ecclesiae cathedralis civitatis Toletanae damus et concedimus nobili viro E Graciae in perpetuum feudum  sibi, scilicet, et suis legitimis successoribus tria castra, videlicet, Sanctam Crucem, Miram et Serrelam que olim divino presidio et crucisignatorum auxilio a sarracenorum potentia convertimus ad cultum Domini nostri Jesu Xti. Hoc quidem tenore ut omni anno ipse et sui sucesores nobis et nostris successoribus solvant in festo Sanctae Mariae de augusto I marcam argenti. Et si forte censum unius anni vel duorum vel trium retinuerint solvant illum quemcumque ab Archiepiscopo Toletano fuerit requisitus et cum dominus noster in eisdem castris populatores ad hoc servicium suficientes constituerit nobis vel successoribus nostris per eadem loca transitum hiantibus in procuratione  provideant competenti.

Ad haec praefatus E. et sui succesores si nos vel nostri successores guerram sarracenis fecerimus in praefatis castris nos et nostros recipiant et nobiscum guerram faciant nec cum sarracenis aliquo tempore treguam vel pacem in periudicium nostrum faciant, quin nos videlicet ab eisdem castris possimus eisdem guerram facere cum nos vidimus expedite. Praeter haec, si quo tempore propter regiam indignationem vel aliam necessitatem quam Deus advertat nobis vel nostris successoribus expediens visum fuerit ad castra supradicta declinare nos et nostros, saepedictus E. et sui successores teneantur suscipere reverenter.

Ad haec sepedictus E. vel sui successores praedicta castra vel aliqua ad ipsa castra pertinentia  alienare nullo modo valeant  nec alicui dare vel aliquo modo concedere nisi sit eius consanguineus quantum ad lineam consanguinitatis Michaelis Munionis de Fenoiosa et dominae Sanciae de Fenestrellis quemcumque autem archiepiscopum toletanum viam universe carnis ingredi contingerit. Sepedictus E. Garciae ut heres eius legitimus qui pro tempore fuerit veniet ad successorem eius et ei pro dictis castris hominium faciet et dominium recognoscet et archiepiscopus sibi praesentem paginam innovavit. Sepefacto vero E Garcia  sublato de medio, filius eius legitimus maior natu ad archiepiscopum Toletanum veniet et eidem pro sepedictis castris hominium faciet et dominium recognoscet. Sane si sepefactus E, Garciae quod absit sine prole legitima decesserit sepedicta castra consanguineo eius propinquori de gente Michelis Munionis de Fenoiosa et dominae Santiae Senestrellis decendenti recta linea vel illi quemcumque de gente ipso praedictus E. heredem instituerit devolvantur.

Verum si dictus E. Garciae vel filii eius vel consanguinei sui eisdem in saepedictis castris seccedentes aliqua castra vel castrum in marchia illa qualicumque adquisierint similiter ab Archiepiscopo Toletano qui pro tempore fuerint ipsa castra vel castrum eodem modo quo et praedicta teneant et ei hominium faciant et dominium recognoscant excepto quod pro ipsis castris censum solvere minime teneatur.

Ego E. Garciae confiteor praedictorum castrorum donationem sicut prescriptum est recipisse spondens et firmiter nomine meo et successorum meorum permittens nos supradicta omnia servaturos et super hoc ei in praesentia totius capituli sui hominium manuale facio adiciens intuitu Dei et animae meae et parentum meorum me esse vassallum suum et ecclesiae toletenae.  Propterea ego sepedictus E. et domina Tota, uxor mea, damus domino Roderico archiepiscopo toletano et successoribus suis castra nostra, videlicet, Moram et Vallacroch et ipsa castra ab eo in pheudum recipìmus sicut supradicta superiora castra excepto quod pro ipsis castris censum solvere non tenemur.  Ad  haec ego E. domino  R.  archiepiscopo toletano et successoribus suis nomine meo et successorum meorum hominium facio et dominium recognosco adicio insuper ut si quo tempore  divina faciente gratia ego vel successores nostri in supradictorum V castrorum frontaria aliqua castra vel aliquod castrum qualiudcumque populavimus vel adquisivimus de eisdem archiepiscopi toletani et ecclesiae suae nos esse vassallos sicut praelibatum est superius recognoscere teneamur.

Me saepedicto E. et haeredibus meis legitimis a me recta linea descendentibus quod absit sublatis de medio omnia supradicta castra ad propinquorem consanguineum nostrum qui de genere Michaelis Munionis et dominae Sanciae de Fenestrellis descenderit vel ad illum quemcumque de genere ipso ego vel hedes nostri ipsorum castrorum heredem instituimus iure heditario devolvantur. Nos autem R. archiepiscopus toletanus hispaniarum primas donationem supradictorum castrorum, videlicet, Morae et Villacroch a dicto E. Garsiae et a domina Tota  uxore sua nobis et successoribus nostris factam recipimus et ipsa castra eidem E. Garsie et heredibus suis legitimis vel illi quem de genere Michelis Munionis et dictae Sanciae de Fenestrellis dictus E. vel heredes sui dictorum castrorum heredem instituerint damus in pheudum, hoc excepto, quod pro ipsis castris nobis vel successoribus nostris censum solvere minime teneantur.

Adicimus praeterea ut filii E. Garciae vel filii heredis sui legitimi vel filii illius quicumque de genere Michelis Munionis et dominae Sanciae Fenestrellis heredem instituerint supradicta castra non possint dividere sed unus solus filius, scicicet, maior natus in ipsis castris succedat. Ut autem supradicta omnia robur firmitatis obtineant nos et praefatum  capitulum nostrum subcriptiones nostras adiungimus et praesentem paginam divisam per alfabetum sigilorum nostrorum munimine roboramus.

Ego E. Garciae supradicta omnia concedo et approbo et confirmo et in testimonio huius rei praesentem cartam sigilli mei feci patrocinio roborari.

Acta sunt haec apud Toletum festo Santi Andreae, sub era M CC L IX in praesentia testium subcriptorum ad hoc specialiter rogatorum: domini Fortuni Aznari de Tarazona, domini Ferrandi Aznari de Toledo, Lupi Lupi, domini Servandi, Garciae Iohis. Didaci Didaci de Aguilera, domini Petri Suarez, domini Romerii de Cadreira.

Nos R. Dei gratia Toletanae sedis archiepiscopus hispaniarum primas.

Ego A. decanus Toleti, Ego J. magister scolae, Ego magister J. canonicus toletanus

Ego E. Toletae ecclesiae thesaurarius, Ego M. Calatravenlis archidiaconus, subcribo

Ego magister Lupus toletanus  canonicus , subcribo, Ego Alfonsus, canonicus

Ego  M. Michelis  canonicus

 

 

Traducción: A.C.T.       E.12 O 1-3   Catedral de Toledo

 

En nombre de la Santa e Indivisible Trinidad, Amen. Porque esta es la condición de la debilidad humana que públicamente en el trascurso de poco tiempo quita los hechos de la memoria de todos, Nos, Rodrigo, por la gracia de Dios arzobispo de la Sede toledana, Primado de las Españas, queremos  perpetuar este hecho nuestro y de toda la iglesia de Toledo y del señor E. García de Azagra y de la señora Tota, su mujer, con el testimonio del presente escrito:

Sea conocido por todos, tanto presentes como futuros que vean la presente página, que nos con el unánime consenso de todo el Capítulo de canónigos  de la iglesia catedral de la ciudad de Toledo damos y concedemos al noble hombre E. García en feudo perpetuo para sí y también para sus sucesores legítimos tres castillos, a saber: Santa Cruz, Mira y Serreilla que en otro tiempo con la divina protección y con el auxilio de los marcados con la cruz pasamos del dominio de los sarracenos al de Nuestro Señor Jesucristo. Con esta condición: que todos los años él y sus descendientes paguen a nos y a nuestros sucesores una marca de plata y si se mantuviera el censo de un año de dos o de tres se pague aquello que fuera requerido por el arzobispo de Toledo y como señor nuestro fijará  en estos castillos las suficientes poblaciones o para que a nos y a nuestros sucesores, yendo de paso por estos lugares, velen con la suficiente procuración.

Para esto, el citado E. y sus sucesores, si nos o nuestros sucesores hiciéramos la guerra  a los sarracenos en los citados castillos, nos recibirán a nos y a los nuestros y con nosotros harán la guerra y no harán paz ni tregua en ningún tiempo con los sarracenos en daño nuestro para que nosotros podamos hacer la guerra en estos castillos  cuando lo consideremos oportuno.  Además de esto, si en algún tiempo por enojo real o por otra voluntad que Dios mande a nos y a nuestros sucesores pareciera conveniente apartarnos a estos castillos el citado E. y sus sucesores tendrían que aceptarnos reverentemente a nos y a los nuestros.

Para esto el muchas veces citado E. o sus sucesores no pueden de ningún modo enajenar los citados castillos u otras cosas pertenecientes a estos castillos ni dar a nadie ni en modo alguno conceder a no ser que sea consanguíneo suyo en cuanto a la línea de consanguinidad de Miguel Muñoz de Fenoyosa y de la señora Sancha de Finestrells para lograr por vía de parentesco afianzar a  cualquier arzobispo toledano. El ya citado E. Garcia o su heredero legítimo, que fuere en el tiempo, presentará a su sucesor y a éste hará homenaje por estos castillos y le reconocerá el dominio y el arzobispo le renovará el presente documento. Una vez que el muchas veces nombrado E. falte, su hijo legítimo mayor venga al arzobispo de Toledo y a él hará homenaje por tales castillos y le reconocerá el dominio. Igualmente, si el ya citado E. falta sin descendencia legítima dejará los citados castillos al consanguíneo más cercano descendiente por vía directa de Miguel Munioni de Fenoiosa y de Sancha de Finestrells  o  sean devueltos a aquel a quien el citado E.  establezca como heredero.

Si en verdad dicho E. Garcia o sus hijos o sus consanguíneos herederos en los citados castillos adquirieran algún o algunos castillos de cualquiera de aquella marca igualmente del arzobispo de Toledo o por algún tiempo tuvieran, tengan éste o aquellos castillos del mismo modo que los citados y le hagan homenaje y le reconozcan el dominio, excepto que por estos castillos en modo alguno se tenga que pagar.

Yo, E. García confieso que la donación de los citados castillos, como está ordenado, la he recibido prometiendo solemne y firmemente en mi nombre y en el de todos mis sucesores que nos observaremos todas las cosas fijadas y sobre esto en presencia de todo el Capítulo suyo le hago reverencia de manos añadiendo en la consideración de Dios y de mi alma y de mis padres que yo soy vasallo suyo y de la iglesia toledana. Además, yo, E., y la señora Tota, mi mujer, damos al señor Rodrigo, arzobispo de Toledo, y a sus sucesores nuestros castillos, a saber, Mora y Vallacroch y estos mismos castillos los recibimos de él como feudo, igual que los castillos citados anteriormente, excepto que por estos castillos no tenemos que pagar censo. Para estas cosas, yo, E., al señor Rodrigo, arzobispo de Toledo, y a sus sucesores en mi nombre y en el nombre de mis sucesores hago homenaje y le reconozco el dominio y añado, además, que si en algún tiempo, actuando la Divina Gracia, yo o mis sucesores pobláramos o adquiriéramos en los limites de los citados cinco castillos algunos castillos fronterizos o algún castillo, cualesquiera que sea, de éstos Nos seríamos vasallo del arzobispo de Toledo y de su iglesia, como se ha anunciado anteriormente y  tenemos que reconocer.

Muerto yo, el muchas veces citado E., y mis descendientes por línea directa, legítimos sucesores, todos los citados castillos serán entregados al consanguíneo nuestro más cercano que descienda de la familia de Miguel Munionis y de la señora Sancha de Finestrellas o sean devueltos a otro cualquiera de la misma familia que yo o nuestros herederos establezcamos por derecho hereditario como heredero de estos castillos. También nos Rodrigo, arzobispo de Toledo, primado de España, recibimos la donación de los citados castillos de Mora y Villacroch, hecha  por dicho E. Garcia y la señora Tota, su mujer, para nos y nuestros sucesores y damos en feudo estos mismos castillos a E. Garcia y a sus herederos legítimos o a aquel que de la familia de Miguel Muñoz y de dicha Sancha de Finistellas dicho E. o sus herederos constituyan como heredero de los citados castillos, exceptuando esto, que ningún censo se tenga que dar por estos castillos a nos o a nuestros sucesores.

Añadimos además que los hijos de E. Garcia o los hijos de su heredero legítimo o los hijos de cualquiera que sea de la familia de Miguel Munionis y de la señora Sancha de Finestrellas, que se constituyan como herederos,  no podrán dividir los citados castillos sino que un solo hijo, el mayor, recibirá estos castillos. Para que todas las cosas citadas tengan el vigor de la consistencia nos y el citado Capítulo nuestro apoyamos nuestras propuestas y la presente página, dividida por el alfabeto, corroboramos  con la fuerza de nuestros sellos.

Yo, E. García, todo lo suscrito concedo y apruebo y confirmo y en testimonio de   todo ello la presente carta hice que fuera robustecida con el patrocinio de mi sello.

Fue hecha en Toledo el día de la fiesta de San Andrés, el día 30 de Septiembre de 1221 en presencia de los testigos firmantes y llamados especialmente para esto:

don Fortum Aznar de Tarazona,

don Ferrandi Aznar de Toledo,

Lupez de Lopez,

don Servando Garcia Yobis,

Diego de Diego de Asguilera,

don Pedro Suarez,

don Romeri de Cabrera.

Nos Rodrigo por la gracia de Dios arzobispo de Toledos, primado de España, confirmo

Yo J. Magister Scola,

Yo E. Tesorero de la iglesia  toledana,

Yo M. Archidiacono de Calatrava,

Yo Magister Lope Canónigo  Toledano

Yo  Alfonso, canónigo,  Ego M. Miguel canónigo.


 Cat. de Toledo: I.4.N.1.18

Gregorius, episcopus, servus servorum Dei, venerabili Fratri episcopo et dilectis filiis, decano et sacristae Tirasonae salutem et apostólicam benedictionem. Significavit nobis Venerabilis Frater noster Archiepiscopus Toletanus quod cum olim inter ipsum et venerabilem fratrem nostrum Conchensae Episcopum super divisione duorum episcopatum coram venerabili fratre nostro Burgensi episcopo et eius coniudicis a Sede Apostólica delegatis quesito verteretur tandem tam de questione ipsa quam de restitutione iuris diocesani villae quae dicitur Moya fuit in praedictum episcopum et magistrum Apparicium ac quondam Magistrum Velam Burgensem Canonicum tamquam in arbitros compromisum quorum uno silicet Magistro Vela sublato de medio et alio merito iam suspecto pro eo, videlicet, quod in Conchensem canonicum est assumptus; idem Episcopus et eius coniudices occasione huiusmodi compromissi nondum in aliquo processerunt. Unde petiit idem Archiepiscopus ut, compromisso non obstante in quo iam procedi non posset,  causam ipsam terminari sine debito faceremus. Quocirca discreti omni jure  per Apostólica Scripta precipiendo mandamus quatenus si est ita non obstante huiusmodi compromisso partibus convocatis procedentes in causa ipsa iuxta  litterrum tenorem, ad memoratum Episcopum et eius coniudices optentarum,  nichilominus super restitutione iuris diocesani Villae praedictae audiatis quae partes duxerint proponenda et quod canonicum fuerit appellatione postponita statuatis facientes quod statueritis auctoritate nostra firmiter observari. Testes autem qui fuerint nominati si se gratia odio vel timore subrigacerint per censuram aclesiasticam appellatione cesante cogatis veritati testimonium prohibere. Constitutione de duabus dietis  in generali  concilio  edita non obstante quod si non omnes hiis exigendis potueritis interesse tu fuerit Episcopo cum eorum altero ea nichilominus exequaris. Dat Romae apud Sedem Petrum VII Kal. aprilis. Pontificatus  nostri anno secundo.

Tradución:
Gregorio, obispo, siervo de los siervos de Dios, al Venerable obispo hermano y a los queridos hijos, decano y sacristán de Tarazona, salud y Apostólica Bendición. Nos manifestó el Venerable Hermano nuestro el Arzobispo de Toledo que, como en otro tiempo entre él mismo y el Venerable Hermano nuestro el Obispo de Cuenca fuera debatida la cuestión sobre la delimitación de dos obispados ante el Venerable Hermano nuestro el Obispo de Burgos y sus consejeros delegados por la Sede Apostólica, tanto por esta cuestión como por la restitución del derecho diocesano a la villa que se dice Moya, hubo un compromiso entre el citado obispo, el maestro Aparicio canónigo de Burgos y, en algún modo, el Maestro Velan, como árbitros; y, faltando uno de ellos, a saber, el Maestro Vela, es sustituido  inmediatamente  por otro con el mérito de que fue elevado a canónigo de Cuenca. A pesar de este compromiso el mismo obispo y sus conyúdices nada han avanzado; por lo que pide este Arzobispo que, a pesar de este compromiso en el  que  ya no se puede avanzar, hiciéramos que la causa  se termine sin demora.
Consiguientemente, amparados por todo el derecho y ordenando por Escritos Apostólicos, mandamos que, si es así, a pesar de este compromiso, convocadas las partes, procediendo en esta causa de acuerdo con las cartas presentadas al mencionado obispo y a sus conyúdices, escuchéis todo lo que las partes estimen proponer sobre la restitución del derecho diocesano a la citada villa; y decidiréis lo que fuere canónico en la petición propuesta procurando que lo que determinéis con  nuestra autoridad sea observado firmemente. A los testigos que fueren nombrados, si por amistad, odio o temor se inquietaran, interrumpiendo la apelación, deberéis rechazar el testimonio a la verdad por censura eclesiástica. Si, a pesar de la instrucción generada durante dos días de trabajo en general reunión, no pudiereis interesar a todos por estas cosas que hay que acabar,  tú con otro obispo, el que fuere de ellos, a pesar de todo, las terminareis.  Dado en Roma, junto a la Sede de Pedro, el 26 de marzo. Año segundo de nuestro pontificado (1229)

  

Dada la expeiencia con don Garcia, II obispo de Cuenca,  Rodrigo Giménez de Rada exige juramento de fidelidad y obediencia a

don Lope antes de ser consagrado como  sucesor.